Mientras los hombres sigan masacrando a sus hermanos animales reinará en la tierra la guerra y el sufrimiento, y se matarán unos a otros, pues aquel que siembra dolor y muerte no podrá cosechar ni la alegría, ni la paz, ni el amor.

Notas del traductor

Todos los textos fueron traducidos al español directamente del tibetano.

La transliteración de los mantras se realizó también directo al español para facilitar su correcta pronunciación. En algunos casos es difícil conocer su pronunciación original en sánscrito, y en otros aunque se conoce simplemente no se acostumbra recitarlos así, por eso me basé en la transliteración escrita del sánscrito al tibetano que aparece en los textos. Muchos Maestros los recitan de forma distinta debido a la pronunciación que se ha transmitido oralmente en Tíbet, sin embargo pienso que guiarme por la transliteración escrita es un camino medio entre el sánscrito original y la pronunciación tibetana de transmisión oral, la cual, en cuanto a pronunciación se refiere, en algunas ocasiones se aleja mucho del original. Por ejemplo, la palabra “VAJRASATTVA” la pronuncian “BENZA SATO”, y aunque ambas son correctas y de uso común, opté por una pronunciación más cercana al original: “VATSRASATVA”. En otros casos utilicé la palabra de uso común, por ejemplo, en el mantra del Buda de la Medicina los tibetanos pronuncian “BHEKANDZE”, que en sánscrito se debe pronunciar “BHAISAJYE”, pero como nadie lo recita así decidí usar “BHEKANDZE”.

Es importante pronunciar los mantras de la manera más correcta posible, por eso respeté el uso de la 'h', pues su función es hacer más fuerte –como una aspiración– la letra que la antecede, por ejemplo, TATHAGATAYA, BODHAYA, SAMBHARA, etc.

La silaba "HUM" también es pronunciada "HUNG", en este caso opte por la primera ya que es comunmente más utilizada. Respecto al vocablo "SVAJA", muchos lo escriben y pronuncian "SOHA" o "SUAJA", aunque estos no son tan cercanos al original.

Además, en sánscrito existen vocales breves y largas, estas últimas tienen la duración de dos vocales juntas en español. Para que el lector las diferencie y pronuncie de manera correcta, agregué un acento circunflejo sobre las vocales largas (Â, Ê, Û, etc.). Asimismo, señalé con un acento agudo las sílabas que se deben emitir con mayor intensidad (Á, É, Ú, etc.) y acento grave las volcales que a la vez son largas e intensas (À, È, Ù, etc.). En el caso de vocal con diéresis: La Ö se pronuncia entre o y u, como eau en francés; la Ä entre a y e, como fat en inglés; y la Ü entre i y u, como use en inglés.

Las palabras entre paréntesis no aparecen en el texto original, sin embargo se añadieron para claridad del significado y la lectura.

Gueshe Lobsang Dawa, México, 2018.
interdependencia


Cuidado de los libros de Dharma

Los libros de Dharma contienen las enseñanzas de Buda, debido a esto tienen el poder de protegernos de renacimientos inferiores y de mostrarnos el camino a la Liberación. Los textos también representan la Joya del Dharma, y por tanto deben ser tratados con gran respeto, manteniéndolos lejos del suelo y de lugares donde la gente se sienta o pasa.

No se debe caminar sobre ellos ni colocarles encima objetos, como vasos o teléfonos celulares. También deben guardarse en un lugar alto y limpio, separados de otros materiales mundanos, y es recomendable cubrirlos con una tela cuando sean transportados. Se considera inadecuado humedecer los dedos para cambiar de página y entrar al sanitario con textos y objetos sagrados. Estos consejos también aplican para las imágenes o textos contenidos en nuestras computadoras, telefonos celulares, tabletas, tarjetas de memoria o cualquier otra forma de almacenamiento.

Si es necesario deshacerse de materiales escritos de Dharma, deben quemarse en vez de arrojarse a la basura. Antes de quemarlos puedes recitar primero una oración o un mantra, como OM, AH, HUM; después visualiza que las letras de las páginas se absorben en la AH y ésta se absorbe en ti, transmitiéndose la sabiduría del texto a tu continuo mental. Finalmente, mientras sigues recitando OM, AH, HUM, puedes quemarlos.

Lama Zopa Rinpoché nos ha recomendado que no se quemen las fotos, imágenes de los Budas, Maestros, ni cualquier otro objeto sagrado; por el contrario, deben colocarse con respeto en una estupa, un árbol u otro lugar limpio y elevado. Se nos ha aconsejado que se pongan en una estructura pequeña, por ejemplo una casita para pájaros, sellarla y después colgarla en un árbol, de esta manera la imagen sagrada no acabará en el suelo.

interdependencia